Los efectos de la acidificación del agua

Desde el pasado mes de enero hasta el 5 de abril, 70 científicos de 14 instituciones -tres españoles- participarán en KOSMOS 2014 GC para estudiar los impactos futuros de la acidificación en mar abierto. Se desarrollará en Gran Canaria y permitirá por primera vez analizar este fenómeno en ecosistemas pobres en nutrientes.

El buque oceanográfico alemán Poseidón llegó a finales de enero a Taliarte (Gran Canaria) con más de 24.000 toneladas en equipos científicos. Con la ayuda del barco, el pasado 2 de febrero se instalaron cerca del banco de ensayos de la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN) nueve mesocosmos, laboratorios flotantes con capacidad para albergar 55.000 litros de agua.

En ellos, científicos de siete nacionalidades diferentes, liderados por el Centro GEOMAR Helmholtz para la Investigación Marina en Kiel (Alemania), simularán y estudiarán el comportamiento de los ecosistemas a largo plazo en un escenario de acidificación. Además, para conocer el desarrollo de especies de peces de importancia económica, los científicos introducirán larvas de peces.

Este sábado se inyectaron cantidades de CO2 puro (entre 50 y 200 litros de agua saturada) hasta albergar niveles similares a los que se esperan alcanzar para el año 2100.

“Se realizarán muestreos y análisis cada dos días. En total se analizarán unos 300 litros cada vez y se medirán 50 parámetros diferentes”, señala a Sinc Ulf Riebesell, investigador principal del proyecto y profesor de Oceanografía Biológica en el Centro GEOMAR Helmholtz en la presentación del proyecto celebrada esta mañana en las instalaciones de PLOCAN en Gran Canaria. Las muestras se procesarán y prepararán para posteriores experimentos en los laboratorios de la plataforma.

Aumento de CO2 en el océano

Cada año, el océano absorbe cerca del 25% de todo el CO2 emitido por las actividades humanas y la acidez del mar se ha incrementado en un 30% desde el inicio de la Revolución Industrial. Según los científicos, si las emisiones de dióxido de carbono siguen aumentando, la tasa de acidificación se acelerará en las próximas décadas.

Ante este escenario, el objetivo de los investigadores de KOSMOS 2014 GC es aportar datos sobre cómo está afectando la acidificación del océano en ecosistemas oligotróficos -con contenidos bajos en nutrientes-. Los resultados de este experimento global, que durará unas once semanas, representarán “al 70% del océano, que se caracteriza por sus bajos niveles de nutrientes y su baja productividad”, ha indicado Riebesell.

La campaña 2014 en Canarias, que cuenta con el apoyo logístico de PLOCAN, completa una serie de experimentos realizados por la institución alemana en colaboración con la red de investigación alemana BIOACID (Impactos Biológicos de la Acidificación Biológica, por sus siglas en inglés) y SOPRAN (Procesos Oceánicos Superficiales en el Antropoceno) en aguas del Ártico, ricas en nutrientes, y que representan entre el 20% y el 25% de las aguas del océano.

En estas frías aguas los científicos observaron que la acidificación provocará un desequilibrio de los organismos que alimentan a las especies pesqueras.

Según el investigador alemán, se está yendo hacia cadenas tróficas “menos interesantes” porque la base de esta cadena (diminutos organismos de fitoplancton llamados picoplancton) se beneficia de la acidificación en detrimento del resto (plancton y zooplancton). “Ahora se quiere comprobar si en zonas poco productivas como las aguas del Atlántico Nordeste Subtropical está pasando lo mismo”, ha subrayado Riebesell.

Laboratorios flotantes de CO2, agua profunda y polvo sahariano

Además de añadir CO2 a algunos de los enormes tubos de ensayo, los científicos (biólogos, químicos, biogeoquímicos y oceanógrafos químicos) de 14 instituciones diferentes -entre las que participan la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), la Universidad de la Laguna y la Universidad de Barcelona- aportarán aguas profundas para simular un episodio de surgencia o afloramiento (movimiento vertical de las masas de agua, desde niveles profundos hasta la superficie).

“Supone una primicia a nivel mundial”, ha declarado Ricardo Haroun, director del Centro Bioges de Biodiversidad y Gestión Ambiental de la ULPGC en rueda de prensa. Este experimento, que consiste en simular una fertilización natural tal y como sucede en esta zona del Atlántico, no se había intentado hasta ahora.

El buque Poseidón regresará a aguas canarias para añadir agua profunda el 22 y 23 de febrero. Según el investigador alemán, se capturarán 80 metros cúbicos de agua profunda con una bolsa de plástico y se inyectará en los mesocosmos. Estas corrientes de nutrientes provocan un “boom de productividad” en aguas oligotróficas pero se desconoce todavía cómo afectará a la cadena alimentaria en un proceso de acidificación oceánica.

En el proyecto KOSMOS 2014 GC también se introducirá a principios de marzo polvo sahariano en otro de los mesocosmos “para ver cómo influye en el proceso de acidificación en los organismos marinos”, ha añadido Haroun. Las deposiciones de polvo serán un aporte de nutrientes a las aguas poco productivas y permitirán observar “cómo afecta a los organismos en condiciones más ácidas”, ha recalcado Riebesell.

Para José Joaquín Hernández Brito, gerente de PLOCAN, el proyecto supone una gran oportunidad para atraer más investigación sobre la acidificación. El próximo experimento de KOSMOS se realizará en Perú en aguas del océano Pacífico en 2015.

Fuente | La Razón