Novedades normativas para las fachadas ventiladas de más de 18m

En la revisión del CTE, en su apartado de Seguridad Contra Incendios, se incluye una solución alternativa para fachadas ventiladas de más de 18m: el aislante podrá se clase C-s3d2, en vez de B-s3,d2 si se complementa con barreras cortafuegos EI-30 cada 10m.

Estas novedades normativas se incluyen en la Edición 2014 de la Guía de fachadas ventiladas con Poliuretano publicada por IPUR en aislaconpoliuretano.com

Con el fin de ampliar las opciones de diseño de los arquitectos, el pasado 30 de Junio fue publicada la modificación de la exigencia relativa a las fachadas ventiladas de más de 18m en el Código Técnico de la Edificación (CTE), introduciendo una solución alternativa: los aislantes contenidos en la cámara, podrán tener una clasificación de reacción al fuego C-s3d2, si se complementa con barreras cortafuegos cada 3 plantas y 10m máximo, clasificadas E30.

Concretamente el nuevo texto, recogido en el Documento Básico SI – Seguridad en caso de incendio’, dice lo siguiente:

Interrupción del desarrollo vertical de cámaras ventiladas de fachada

Como alternativa a la exigencia de una clase de reacción al fuego B-s3,d2 para los materiales existentes en las cámaras ventiladas de fachadas de más de 18m de altura, se puede admitir una clase C-s3,d2 para ellos si se cumple lo que se establece en el artículo SI 1-3.2 (tres plantas y 10 m, como máximo, de desarrollo vertical de la cámara) y lo que se indica en un comentario al mismo, es decir, si las barreras que interrumpen dicho desarrollo vertical son E30. A estos efectos se subraya que dicha interrupción solo precisa ser efectiva en situación de incendio, por lo que nada impide que las barreras sean intumescentes, de tal forma que en situación normal permitan que la cámara se mantenga ventilada.

Esta combinación de euroclase y barreras cortafuego en fachadas de gran altura, llevada a la práctica, se traduce en que a partir de ahora los edificios de gran altura con fachada ventilada también se podrán beneficiar de las prestaciones de aislamiento eficiente, impermeabilidad y sellado que proporciona el Poliuretano sin ver mermada su seguridad.

Las exigencias de seguridad en caso de incendio del CTE para fachadas ventiladas vienen recogidas en el apartado DB-SI2. Si el desarrollo vertical de la fachada ventilada es superior a los 18 m de altura, entonces hay dos opciones con poliuretano proyectado:

- Proyectar poliuretano Euroclase E y proteger la totalidad de la superficie expuesta con un mortero.

- Proyectar poliuretano Euroclase C-s3, d0 y realizar una barrera cortafuegos EI30 cada 10 m de altura que compartimente la cámara.

Fachada ventilada con barrera cortafuego (IPUR)

Estas novedades normativas vienen recogidas en la Edición 2014 de la Guía de fachadas ventiladas con Poliuretano publicada por IPUR. El documento, que los profesionales del sector pueden consultar y descargar gratuitamente desde aislaconpoliuretano.com,, recoge las características, ventajas y recomendaciones para la ejecución de fachadas ventiladas aisladas con diversos productos aislantes de poliuretano, tanto en nuevas construcciones como en la rehabilitación de edificios existentes. En particular dos tipos de productos:

a) Poliuretano inyectado, la solución de aislamiento más habitual en las fachadas ventiladas por las altas prestaciones del producto.

Las principales ventajas son:

1.   Al tratarse de un Sistema Continuo Impermeable se consigue aislamiento e impermeabilización en una sola aplicación y desde el primer instante.

2.   La adherencia del poliuretano proyectado sobre los materiales de construcción permiten una puesta en obra rápida y sencilla garantizando la ausencia de descuelgues, asentamientos o aparición de juntas.

3.   La continuidad de la aplicación garantiza la ausencia total de puentes térmicos, con un alto rendimiento de ejecución (hasta 600 m2 diarios).

b) Planchas de poliuretano, en este caso planchas de PIR revestidas con aluminio por ambas caras, una alternativa con un mayor grado de eficiencia térmica y mejores prestaciones en reacción al fuego. Si hubiera que destacar tres aspectos clave de esta solución constructiva, serían los siguientes:

1.   La plancha rígida PIR con recubrimiento de aluminio por las dos caras ofrece la menor conductividad térmica declarada del mercado ( 0,023 W/m·K). La misma resistencia térmica de los productos de fibras minerales empleados en esta aplicación pero con un 50% menos de espesor.

2.   Clasificación al fuego del producto adaptada a los requerimientos a fuego que establece el Código Técnico de la Edificación en su Documento Básico de Seguridad en caso de Incendio.

3.   A igual resistencia térmica, la posibilidad de utilizar paneles de la mitad de espesor tiene su repercusión en la estructura que sujeta la hoja exterior:

· reduce la longitud de las fijaciones a utilizar.

· aligera y simplifica la estructura de sujeción del acabado exterior.

· evita efectos no deseados de desplazamiento del aislante por acción de su propio peso y por flexión de las fijaciones.

Fuente | Ingenieros.es